Llovieron goles

Desde el amanecer, la lluvia no dejó de caer sobre Bogotá. Más bien, lleva seis meses sin hacerlo.

Viviendo bajo ese techo, Colombia se aprestaba el pasado sábado a debutar en el evento deportivo más importante organizado en su país hasta la fecha. Pero la atmósfera expectante ante la cita no acaba de disolver ese aire melancólico, hermano de la lluvia que, visto desde afuera, parece acompañar a ese pueblo que paradójicamente también es rico en la calidez y pasión de sus gentes.

Seguir leyendo…

La valoración inglesa

La tradición inglesa en los mundiales de categorías inferiores no es para lucir galones –su mejor éxito se remonta a 1981 cuanto consiguieron una cuarta plaza en el Mundial Sub-20 de Australia-. Los inventores del juego, tal y como hoy los conocemos, no han tomado muy en serio este tipo de torneos que no aseguran nada en la formación, pero que sí son una experiencia competitiva importante.

Seguir leyendo…

El Mundial que estabas esperando

Por cobertura y por talentos en liza, el Mundial Sub-20 de Colombia 2011 merece una mención aparte de todos los que se han disputado hasta ahora. Ocho son las sedes, las ocho son las ciudades más importantes del país y con los estadios más grandes, renovados para la ocasión.

Seguir leyendo…

Ya nadie quiere ser favorito

La Copa América de las sorpresas ya tiene semifinalistas. Ese sería un titular sencillo si nos obcecáramos en ignorar que algunos equipos han crecido, algo que pocos esperaban, a lo largo de la competición. Con Argentina y Brasil fuera, Uruguay coge el testigo de jerarquía, objeto que, por lo visto, pocos ya quieren tener en sus manos.

Seguir leyendo…

Colombia, la madurez de una generación

Al resguardo de la generación del 86, Colombia vive su momento más dulce en mucho tiempo.  El último éxito de los cafeteros no se aleja demasiado en el tiempo, como es la conquista de la Copa América en su feudo en el 2001, pero visto el recorrido posterior de aquel equipo y el ambiente enrarecido del torneo (Argentina se negó a ir por motivos de seguridad), las sensaciones que transmite el actual combinado dirigido por el “Bolillo” Gómez, con el inestimable oxígeno que insufla Leonel Álvarez, no parecen de las que se evaporan en un día y para siempre.

Seguir leyendo…