Tello/Muniain/Rochina

311(2)

3(1)El Barcelona cayó frente al Bayern a partir de una especie de letargo continuado. Algo que arrastraba durante semanas o quizás meses y que lo convirtió en la presa más fácil para un equipo que llegaba en su punto álgido. Mucha gente echó en falta ardor, desde la velocidad en las combinaciones hasta en la amplitud de campo para crear espacio por las puntas. Y en una de esas, cualquiera de las dos, nunca estuvo Tello (Sabadell, 11/8/1991). Salvo el pique corto, en la gran aceleración de Messi, que además estuvo siempre mermado, el canterano, aunque necesite más espacio, es de los pocos que tiene esa velocidad para mirar de frente al rival y superarle en potencia.

Seguir leyendo…

Tello/Thiago/Koke

311(2)

3(1)Una de las razones por la que los técnicos decidieron apostar concienzudamente por Tello (Sabadell, 11/8/1991) fue su medida habitual de rendimiento. Simple y llanamente se dedica a hacer lo que le piden, y sin altos ni bajos pretende aplicarse en ello con esmero. Estamos ante un jugador con una aparente estabilidad emocional, cualidad psicológica a la que une otras buenas, relacionadas con la técnica y un plus de velocidad que le ha ido desplazando a la banda con el paso de los años. Da incluso la sensación de que haciendo lo que hace le basta para aclarar el escenario. Y da para preguntarse por qué él encuentra su lugar y réditos en el campo, y otros compañeros suyos han de iniciar en cada partido una doble lucha para conseguirlos.

Seguir leyendo…

Isco/Tello/Jesé

Solo al final de un partido sin genio, Isco (Arroyo de la Miel, 21/4/1992), con dos cabriolas que eliminaron contrarios, volvió a buscar lo que hasta hoy se puede decir que es el destino de su juego: la portería. Porque el día no tuvo que ser en San Mamés y sí en el debut, unos días antes, en la máxima competición continental. Allí donde el técnico visitante, Spalletti, dijo después que no estaban “preparados para esto”. Y concretó, muy serio, que no quería personalizar  en una figura rival y que se debía de “hablar de todo el equipo”. Pero la iniciativa individual es la que empieza a sumar en lo colectivo y hay gestos evidentes que reniegan de lo funcionarial. Isco es diferente, aunque no se quiera. Y no especula, a día de hoy casi siempre busca la portería.

Seguir leyendo…