Asimilando obstáculos

La selección española Sub-20 avanza en el Mundial de la categoría que se celebra en Colombia transmitiendo unas sensaciones que, podríamos decir, nos recuerdan a otras épocas. A diferencia de la imagen de frescura y ritmo que han ofrecido los diferentes combinados de categorías inferiores en los europeos de los últimos tiempos, los pupilos de Julen Lopetegui siguen lentamente su marcha en el torneo, aclimatándose al medio, cada día que pasa.

La altura (sobre los 2.200 metros) y la lejanía respecto al lugar donde suelen competir sí suponen un hándicap, y no sólo para jugadores en edades tempranas. Los rivales, muy diferentes a los habituales, plantean otras dificultades y, tal vez por un mayor desconocimiento, se enfrentan a la selección sin ningún complejo.

Seguir leyendo…

Ecuador, otra prueba diferente

Ya lo avanzaba Julen Lopetegui tras el sorteo de Cartagena de Indias: “Ecuador será la verdadera piedra de toque de esta primera fase del Mundial Sub-20 de Colombia”. El equipo que dirige Sixto Vizuete realizó un sudamericano en Perú muy serio y sólo la falta de ambición les impidió luchar decididamente por un puesto en las próximas Olimpiadas de Londres.

En su primer partido de este mundial, a un minuto para el final, Australia les empató un partido que tenían ganado y que se escapo, de nuevo, por su falta de decisión a la hora de matar el partido. Pero esta circunstancia no puede confiar a los jugadores españoles, que en el primer partido frente a Costa Rica sufrieron en sus carnes, sobre todo en la segunda mitad, lo que supone afrontar un torneo de este tipo en un medio completamente desconocido.

Seguir leyendo…

“La peor Ecuador de la historia”

Resignados… Amargados… Desesperanzados… Así se mostraban los hinchas de Ecuador a la salida del segundo partido de su selección en esta Copa América Argentina 2011. Una derrota justa frente a la selección, en principio, más débil del Grupo, Venezuela, que ahora se ve líder y con todo a favor para pasar a cuartos.

El equipo que dirige el colombiano Reinaldo Rueda no defraudó al escepticismo imperante entre la afición y con una actitud indolente, insólita para un partido de esta trascendencia, disputó buena parte de los 90 minutos del encuentro.

Seguir leyendo…