[Crítica] El tren de las 3:10

En 1992, Clint Eastwood nos regaló Sin perdón, una fantástica película que marcaba el regreso a un género abandonado desde hacía décadas: el western. El año pasado, James Mangold (Inocencia interrumpida) hizo lo mismo con una nueva versión de una vieja historia de Elmore Leonard: 3:10 to Yuma, traducida en España como El tren de las 3:10. La película, que nos llega con un año de retraso respecto a Estados Unidos, enfrenta en un espectacular duelo interpretativo a dos de los mejores actores del panorama actual: Russel Crowe y Christian Bale.

Seguir leyendo…