Por aquello que nos pedían…

A estas horas afilan los dientes los Deulofeu, Jesé u Oliver. Ellos, y algunos otros talentosos de los que forman la gran cámada de Sub-19, compiten desde hoy en el Europeo de la categoría.

Por talento, son dignos sucesores de aquellos que acaban de honrar el mejor fútbol de la historia en Kiev, por ironía, lo son por atravesar defensas como lo hace un cuchillo en la mantequilla. Tranquilos, estos no van a manosear tanto el balón.

Seguir leyendo…

03
jul 2012
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios

No presentado

Todos hemos tenido esa sensación alguna vez, como en aquellos exámenes voluntarios en los que uno ya tenía la asignatura aprobada de antemanao pero le podían ayudar a subir la nota. Y, claro, uno daba la nota. Sin presión, sin la preparación suficiente, aquello no pasaba de un aprobado justo o incluso resultaba algo tan deficiente que hasta el profesor dudaba si cambiar su modus opernadi y mandarte a septiembre.

Con todo a su favor, para que no fuera así, la selección Sub-19 ha manchado su expediente en este Europeo de Rumanía con un borrón (3-0) de los que escuece a la vista de aficionados y a la autoestima de los jugadores. Su rival en este tercer partido de la fase de grupos, Turquía, tenía opciones de clasificar si derrotaba a la selección de Meléndez (maestro también de profesión), que se presentaba con todos sus suplentes en liza (no lo ha conseguido tras el empate entre serbios y belgas). Con los grandes momentos de los dos partidos frente a Bélgica y Serbia todavía en la retina, el aficionado se predisponía a ver otra cosa.

Seguir leyendo…

Un azote

La selección española Sub-19 ha vencido esta tarde sin demasiados apuros (4-0) a su semejante de Serbia. Los de Ginés Meléndez se enfrentaban a la, en teoría, rival más importante en su grupo, dentro del Campeonato de Europa de la categoría que se está disputando en Rumanía.

Seguir leyendo…

La estela de Deulofeu

Cuando en el minuto 61 Gerard Deulofeu abandonaba el terreno de juego sustituido por Juan Muñiz, dejaba también atrás una estela de cambios de ritmo y cabalgadas firmes con el balón muy cerca de su bota derecha. Una concentración de juego que hizo muy dependiente a su equipo que, tras los típicos pases de transición, buscaba y volcaba buena parte de las acciones de ataque en este media punta, dos años menor que la mayoría de compañeros y rivales.

Seguir leyendo…