Isco/Deulofeu/Chuli

Alguno pudo ver un tiro in extremis y apenas dos pisadas, pero lo primero significó el poder creérselo para su equipo y lo segundo, las bases para alcanzarlo. Isco (Arroyo de la Miel, 21/4/1992) no multiplicó sus intervenciones frente al Real Madrid el día que le concedieron un galardón como mejor jugador joven de Europa. Hizo acto de presencia en los momentos clave de su equipo. Fue en el ajetreo de un partido sin control de la posesión sufrido por los jugadores que más cómodos se sienten en ese escenario negado. Con un panorama así, a ida y vuelta, Isco fue el decisivo, de todos esos ejemplares que se dieron cita en la Rosaleda.

Seguir leyendo…