El aburrimiento

Cada vez que se ve a Pirlo avanzar con la pelota controlada frente a los ingleses, solo cabe asimilar que nadie ha entendido nada.  Una potente lluvia de opiniones con o sin criterio forma una cortina frente a este panorama para que la bandera de un estilo sea una simple gota más que se pierde en la inmensidad de este suelo que pisamos de cualquier manera. Para empezar, hay muchos que olvidan de dónde se viene.

Seguir leyendo…

Un día en la selección

Tras el cabreo de la derrota en Wembley, el regusto que inicia estas líneas es el del coraje final en San José. Y también acabó así la selección española en Londrés, empecinada en marcar un gol como fuese, pero la ingenuidad no premia. El argumento de que jugaron a medio gas, es cierto; de que tocaban y tocaban sin permear, indiscutible; y de que adolecían de tensión competitiva, una realidad.

Seguir leyendo…

La valoración inglesa

La tradición inglesa en los mundiales de categorías inferiores no es para lucir galones –su mejor éxito se remonta a 1981 cuanto consiguieron una cuarta plaza en el Mundial Sub-20 de Australia-. Los inventores del juego, tal y como hoy los conocemos, no han tomado muy en serio este tipo de torneos que no aseguran nada en la formación, pero que sí son una experiencia competitiva importante.

Seguir leyendo…

Con veinte minutos no basta

Algo más de un cuarto de hora de buen fútbol no fue suficiente (ni hubiese sido realmente justo) para que España abriera la Euro Sub-21 de Dinamarca con victoria frente a Inglaterra. El partido, indescifrable en su mayor parte, se decidió en dos jugadas que, por lo que muestran las imágenes, no deberían haber subido al marcador.

 

Seguir leyendo…