A las puertas del gran combate

Abrumados por peleas que ni interesan, ni llevan a ningún lado, el Madrid ha dado una vuelta más a la rosca de su eterna insatisfacción, un tiempo después, con algunos nuevos personajes y, ahora sí, llamando a la puerta de no retorno.

El problema de este Madrid es el Barcelona. Los problemas del fútbol son otros. Capitalizamos los valores que mueven la nave de un Florentino Pérez cada vez más gobernante en una opereta, y no nos sale nada menos transparente y valioso que un cuadro hecho a brochazos negros. O quién sabe.

Seguir leyendo…