Superviviente, honesto e intruso

Exhibición del Barça y vuelta a la cruda realidad atlética eran algunos de los titulares tras el esperado enfrentamiento del sábado. Pero no era esta la sensación que quedaba, ni siquiera esa otra. Gregorio Manzano, veterano en las lides escapistas que debe manejar cualquier entrenador superviviente, se hacía servir de la proporción de brillantez que ocupa el compendio de este Barça para mostrar un todo que justifique lo del sábado. Hoy no es suficiente explicar que Guardiola lleva trabajando tres años en la evolución de un equipo asombroso y él lo hace apenas dos meses en la construcción de algo que les sostenga en un lugar acorde a lo digno de su palmarés. ¿O hasta él se olvidó de esto?

Seguir leyendo…