En estado de alerta

La conjugación de calidad con la capacidad de auto exigirse es actualmente la distinción que separa a los equipos próximos al éxito con el resto. El talento puede ser o no difícil de localizar, pero cualquier aficionado sabe quién mueve la baraja hoy. Sin embargo, en esta inquebrantable pareja de factores prometedores, el hermano menor, el trabajo al límite de las prestaciones de uno, puede tambalear el sistema supuestamente establecido.

Seguir leyendo…