Jesé no fue suficiente

A pesar de la destacada actuación del atacante del Real Madrid, que anotó un triplete, la Sub-19 no pudo hacerse con los tres puntos después de que hasta en tres ocasiones Portugal lograra igualar el partido. Aunque los lusos sufrieron con los flashes de inspiración de los atacantes españoles, su paciencia y disposición táctica les correspondieron y ahora lideran el grupo gracias a los tres goles que le marcaron a Estonia. España, con este empate, ya está clasificada para el próximo Mundial Sub-20, y un empate el próximo lunes le valdría por un puesto en las semifinales.

El talentoso y rotundo delantero madridista, Jése Rodríguez, salió con la mirada fija en la tarde de Tallin. Aunque los tres goles que anotó no vinieron acompañados de otros tres puntos, siempre que arrancó sembró el pánico en la defensa portuguesa, un conjunto que se sabe con aspiraciones pero que hoy se encontró un rival que tiene eso que nadie tiene. Porque en cuanto a disposición táctica los lusos son un cuadro con las ideas claras, con buenos jugadores en los costados, el veloz Bruma y el más pausado Esgaio. Mediocentros con oficio, como el capitán Joao Mario, e interesantes centrales, pero carece de la capacidad de desequilibrio que tiene el equipo español.

Seguir leyendo…

Una victoria de pretemporada

La Selección Sub-19 ha iniciado el Europeo de Estonia con una victoria ante Grecia (1-2), que ha tenido tintes de partido de preparación. El equipo de Julen Lopetegui ha conseguido la ventaja definitiva en una primera mitad donde ha presionado y realizado un desgaste eficiente que se ha visto reflejado en el resultado, pero que ha afectado a los jugadores en la reanudación, donde han asomado  las carencias típicas de un equipo en pretemporada.

Seguir leyendo…

Nos están esperando

Es hora de despertar. Lo cargado del calendario no permite ni un momento de relajo y los partidos amistosos se convierten en una pesadilla si no se toman como se debe. Seguramente muchos de los jugadores de la selección se preguntarán ahora qué pintaban la noche de ayer en Lisboa. Pero el partido ya se conocía desde hace tiempo.

No hay duda de que los nuestros agradecerán unas vacaciones de partidos de selección, pero las sensaciones de los aficionados, también de mucho malestar, se mezclan con una buena punzada en el orgullo. No sé si nosotros les esperábamos así, pero ahora sabemos que todos nuestros rivales están esperando al campeón del mundo.

En la primera bofetada en Buenos Aires todos nos pusimos de acuerdo para denominarlo patinazo, aunque ya vimos dos equipos con dos caras bien diferentes. En Lisboa, y ante otro rival aguerrido, el patinazo se ha convertido en severo repaso. Portugal fue la pasada noche un equipo muy superior en agresividad, intención y velocidad, y hasta por fútbol en algunos momentos.

Seguir leyendo…