Recio/Jesé/Isco

311(2)

3(1)El Málaga ha dado este año un paso al frente en cuanto a energía y presión. Pero es indudable que Isco o Joaquín no han tenido en los dos últimos meses el punto de movilidad e inspiración más óptimo. La coherencia en la posesión pierde enteros y aparece un vacío en una zona donde debería haber un escalón para la progresión. Recio (Málaga, 11/1/1991) ocupaba ese “pequeño andamio”, pero más que nada en las sesiones de la ciudad deportiva. En las pocas oportunidades en las que contó, cubrió huecos, oxígeno y dio salida al juego de forma convincente. Si lo vieron o no ya no importa. Aunque en Granada no digan lo mismo.

Seguir leyendo…

Isco/Álvaro Vázquez/Recio

En el Málaga, los roles se muestran bien marcados, aunque dispersos. Dos escuderos complementarios, Recio y Camacho, catapultan la fisonomía inquieta de Joaquín, Portillo, Saviola e Isco (Arroyo de la Miel, 21/4/1992) que proyecta Pellegrini. Todos aparecen por cualquier parte del campo. Una arrancada en potencia, un giro vertiginoso o un amague sin balón para ganarles la espalda a los centrales. Se busca la sorpresa hasta que la caja explota delante de sus ojos. Entonces, Isco se entretiene con el balón: la pisa, la toca en el aire cinco o seis veces sin dejarla caer y sale por aquí o por allá.

Seguir leyendo…

La próxima generación (III)

 El Valencia, a base de estudiar mucho sus incorporaciones, pretende volver a pelearse con Madrid y Barcelona a no mucho tardar. Para ello también cuenta con la cantera, y no hay duda, visto lo que viene, que debe hacerlo. Una obligación que se quieren imponer los multimillonarios nuevos propietarios del Málaga. Y sobre todo, con la llegada de Pellegrini, algún joven de la casa ya se ha convertido en fijo.

Isco, el genio malagueño del Valencia.

Seguir leyendo…