Paco Alcácer / Koke / Deulofeu

El-delantero-del-Valencia-Paco_54404914861_54115221152_960_640

3(1)El espíritu de las grandes remontadas forjadas en los 70 y los 80 tenían indudablemente un fundamento de pertenencia. Alcanzar ese estado de levitación en pos de un objetivo casi imposible requería de una afinidad con esos colores que prácticamente traspasara la piel. El mayor ejemplo era aquel Real Madrid, en el que muchos eran canteranos o jugadores que nada más llegar de otros clubes se integraban de la misma manera que si hubiesen surgido de la antigua Ciudad Deportiva. Este último no es el caso de Paco Alcácer (Torrent, 30/8/1993), que lleva desde infantiles en el Valencia y que el pasado jueves rememoró esas noches legendarias en las que el secreto estaba en el convencimiento de haber superado la ronda antes de que el árbitro señalara el inicio.

Seguir leyendo…

Deulofeu / Oliver Torres / José Rodríguez

Gerard-Deulofeu-Everton

311El peligro de la jugada decisiva es el riesgo, por su insistencia, de acotar las posibilidades de un jugador con muchas condiciones para este juego. En el año en que se cumplen 50 desde la llegada de Alfredo Di Stéfano a España, cabe recordar la simplificación que ha vivido el fútbol en los últimos años. No se sabe si Deulofeu (Riudarenes, 13/3/1994) tiene hoy en Roberto Martínez a un Pedernera que le explique aquello de “venga acá, atrás, a jugar con nosotros”. Sin duda, puede hacerlo, otra cosa es que él mismo y el contexto se lo permitan. El hoy y el aquí se ha convertido en el centro de todo, y no es así.

Seguir leyendo…

Muniain / Isco / Deulofeu

iniesta-muniain-barcelona-athletic-061111

3(1)Como un pequeño insecto, se las apaña para encontrar el hueco por donde escapar de la atención del rival. La salida es llegar desde el segundo palo. Su juego y su foma de proyectarse en el campo no adquieren formas completamente circulares. La acción, rara vez, se nos presenta como una ejecución maciza, esculpida de principio a fin. Aunque Muniain (Pamplona, 19/12/1992) se empeña en regalarnos ese giro que rompe una línea, también después se niega a sí mismo la evidencia de lo avanzado. Por inseguridad o por rarezas del instinto, como ese insecto, vuelve a meterse en el berenjenal.

Seguir leyendo…