La generosidad

A la hora en que el Barcelona estaba dando uno de los mayores recitales de la historia del fútbol frente al Santos, Miguel Ángel Sáinz-Maza (Santoña, 6/1/1993) anotaba uno de los goles que mejor sintetiza los poderes de su repertorio: arrancada en potencia, una bicicleta para amagar, otra para acomodarse y una tremenda sacudida con la izquierda, su pierna mala, que paradójicamente posó el balón en la escuadra.

Seguir leyendo…