Koke / Gerard Deulofeu / Oliver Torres

2014_03_29_12

3(1)Recibió unos elogios… ¿Desmesurados? A punto de jugarse una eliminatoria tan importante, como  la que más para su club en las últimas décadas, Xavi Hernández tuvo palabras hacia él que a cualquiera le pueden sumir en un mar de responsabilidad o simplemente descentrarle. El irrepetible centrocampista del Barça se refirió a koke (Madrid, 8/1/1992) como “la batuta de la selección española durante los próximos 10 años”, y la realidad es que el madrileño juega, demostrando su versatilidad, en una posición más adelantada. Cuando lo ha hecho atrasado ha dado equilibrio y apoyo, pero no esa velocidad de balón del catalán. Pero si al oír las palabras de Xavi actúa de la misma forma que cuando Simeone le indicó dónde iba a jugar con él, seguramente seguirá labrando su buen porvenir.

Seguir leyendo…

Soledad a la vera del banquillo

Luis1

No hace tanto volví a escuchar las palabras de un hombre asentado, en lo más extenso de la palabra, en un momento donde el éxtasis se desbordaba a su alrededor. Era Miguel Muñoz, en el instante en que su equipo había marcado el duodécimo gol y había conseguido una gesta imborrable. Un partido y un recuerdo para siempre.

Seguir leyendo…

Estación final en Brasil (y los 23 de la Confederaciones)

estacionbrasil

Urge pensar en alternativas. Hay que mirar más allá y darle la relevancia real que tiene al torneo que la Selección Española disputará este mes de junio en Brasil. Entender que el grueso de este gran grupo cumple años y sobre todo acumula desgaste físico y mental. No se trata de pensar en un relevo inmediato, porque no es necesario. Se trata de reforzar y no mermar al grupo. Del Bosque estará ya trabajando en la confección de una lista en la que pueden intervenir algunos agentes externos, que precisamente pueden no ser aliados para la correcta progresión  del equipo.

Seguir leyendo…

Bien vale una derrota

Con la eliminación de la Selección de Fútbol en estos Juegos Olímpicos se cierra simbólicamente un círculo para cerciorarse de que esta competición integral no se nos da tan bien, y eso sí habla de la realidad de nuestro deporte, algo que no es tan malo. Nos centraremos en el fútbol, porque España es buena en aquellos deportes que su gente sigue con pasión y eso ya es un mérito, aunque no exima de la derrota. Y no nos engañemos, algunos ya la estaban esperando.

La cosa no pintaba bien, porque desde múltiples púlpitos se le quería otorgar al equipo de Milla un título que no casaba con la realidad. Unas fechas que no concuerdan con el biorritmo del jugador español; unos rivales variopintos, con más o menos jerarquía, por las procedencias y las edades de sus jugadores; y una carga emocional extra, por diferentes sucesos, no han sido suficientes para hacer ver que este equipo necesitaba más sosiego que emotividad. Milla lo intentó en los primeros días, pero la vorágine era mucho más grande.

Seguir leyendo…

Dos semanas después…

Por si las moscas, valía la pena esperar quince días para hacer una valoración de lo sucedido. Algunos nos llaman osados, pero estar horas y horas viendo y olfateando te permiten tener una perspectiva a la que, como mínimo, uno ha de ser fiel, aunque nadie esté eximido de equivocarse.

José Campaña, sí, el primero, porque ha jugado una final mayúscula; porque ha dado un paso al frente; y porque a él, el veterano y principal responsable de salvaguardar el estilo, y a nadie más cabe el honor que servir de enlace con lo que ha pasado y lo que sucedió hace dos semanas.

Seguir leyendo…