The Hunger Games – Suzanne Collins

Los juegos del hambre

Llevaba años viendo The Hunger Games (Los Juegos del Hambre) en las estanterías de las librerías y sabía que incluso se estaba preparando una adaptación al cine, pero no me había llamado demasiado la atención hasta que mi colega Juanda me recomendó la trilogía. Aprovechando que tenía planeado el viaje a México y que iba a necesitar lectura ligera para las largas horas de vuelo, decidí ver qué tal estaban.

El primer libro, el que da nombre a la trilogía, nos sitúa en Panem, el país fundado en un futuro cercano sobre los escombros de lo que antes era Estados Unidos. El país está dividido en doce distritos que se controlan con mano de hierro desde el Capitolio. Hace casi un siglo los distritos se alzaron contra el régimen y fueron severamente castigados.  Además de tener que soportar la presencia de fuerzas militares y de trabajar como esclavos, cada distrito debe entregar anualmente a un niño y una niña, de entre 12 y 18 años, para que participen en Los Juegos del Hambre, una batalla a muerte que se televisa a todo el país.

Katniss Everdeen, una adolescente del Distrito 12, es la protagonista y narradora de la historia, que comienza cuando su hermana pequeña, Prim, es elegida al azar para participar en los Juegos. Sin dudarlo, Katniss se ofrece voluntaria para ir en su lugar. El otro tributo del Distrito 12 será Peeta Mellark, el hijo del panadero, con el que Katniss comparte un cierto pasado.

A partir de ahí la novela de Suzanne Collins nos cuentan cómo Katniss y Peeta se preparan para los Juegos y participan en ellos contra tributos de los otros once distritos de Panem. Mucho más interesante que los Juegos en sí es el retrato que se hace de una sociedad que a menudo recuerda demasiado a la nuestra. No sólo se critica la tiranía del Capitolio, metrópolis tirana de manual, sino también el espectáculo de los Juegos del Hambre como entretenimiento para el pueblo, como distracción. Panem et circenses, que decía Juvenal.

Pese a la simplicidad argumental, el ligeramente excesivo toque romántico (¡uf!) adolescente (¡ufff!) y el triángulo amoroso entre Peeta, Katniss y Gale, amigo íntimo de ésta, la novela se lee casi del tirón y en general se disfruta como lectura fácil y sin pretensiones. Se agradece que la autora incluya conflictos morales interesantes y no se limite a mostrar a los buenos a un lado y a los malos a otro, pero creo que en gran parte el argumento acaba limitado por la narración en primera persona y por el hecho de querer impactar al lector de vez en cuando con hechos dramáticos que ponen a prueba a la protagonista una y otra vez.

También se leen del tirón sus dos secuelas, Catching Fire (En llamas) y Mockinjay (Sinsajo), aunque personalmente creo que son inferiores al primer libro. El original planteamiento de la saga va perdiendo fuelle y acaba convertido en algo irreconocible. No comentaré mucho más para no fastidiaros la lectura.

Por ir terminando, si os apetece no complicaros demasiado y empezar una saga sencilla que posiblemente habréis terminado en cuestión de una semana, The Hunger Games es una buena elección. No pasará a formar parte de vuestros libros favoritos de ciencia ficción (si es que es eso lo que es), pero tampoco os dejará mal recuerdo.

 

19
mar 2012
COMENTARIOS 1 comentario
ETIQUETAS

Un comentario a The Hunger Games – Suzanne Collins

  1. Pingback: [Crítica] Los Juegos del Hambre | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>