Una victoria de pretemporada

La Selección Sub-19 ha iniciado el Europeo de Estonia con una victoria ante Grecia (1-2), que ha tenido tintes de partido de preparación. El equipo de Julen Lopetegui ha conseguido la ventaja definitiva en una primera mitad donde ha presionado y realizado un desgaste eficiente que se ha visto reflejado en el resultado, pero que ha afectado a los jugadores en la reanudación, donde han asomado  las carencias típicas de un equipo en pretemporada.

Calidad no le falta al conjunto, pero hoy se han visto diversos aspectos que deberían ir mejorando con el desarrollo del torneo para poder aspirar a revalidar el título.

Cabe incidir en que la intención de realizar un gran desgaste al inicio, le ha salido finalmente rentable a Lopetegui. Prácticamente en la primera pelota que ha recibido Gerard Deulofeu, el explosivo jugador azulgrana ha buscado el eslalon directo a puerta y la presión de los jugadores españoles ha hecho estragos en una defensa helena que no esperaba tanta urgencia por parte del equipo español. Y menos, si tenemos en cuenta que se trata de un equipo que contabiliza cinco victorias y un empate en las dos fases de clasificación previas. Hoy, en el partido inicial de este europeo, han chocado de frente contra el talento español.

La cara menos buena de Deulofeu

Deulofeu es posiblemente el jugador más desequilibrante de este equipo y, sin embargo, en ocasiones es capaz de dar una medida muy por debajo de sus posibilidades. En sus primeras intervenciones, ha intentado combinar la acción individual con el apoyo con su compañero de banda derecha, el potente Manquillo, pero enseguida la balanza se ha decantado por lanzarse a tumba abierta a por sus rivales.

Tal vez hoy no contaba con la frescura necesaria, y la fuerza física de los helenos tampoco ha ayudado, de todos modos, si variara más su juego, el equipo y él se verían interesantemente beneficiados. Como una ironía en el desarrollo del partido, tras esta vehemente serie de intentos individuales, ha vuelto dejar un balón rápido a un compañero y la acción ha supuesto el primer tanto del partido, que merece un párrafo aparte.

Si no está Gerard, aparece Jesé

Prácticamente en la frontal ha recibido otro travieso talento, Jesé, que se ha sumergido en la maraña de jugadores griegos que había dentro del área, se ha desecho de todos con holgura y ha definido de zurda. Un golazo de genio que ha dejado trastocada a Grecia, porque de esta manera se puede explicar la acción del segundo tanto español.

Deulofeu ha lanzado un córner desde la izquierda que ha pasado por delante del arco ante la pasividad de portero y defensas. Juanmi, en el segundo palo, ha aprovechado la desatención para devolver de cabeza el esférico al corazón del área, donde Derik ha metido la puntera y dar la estocada a Grecia.

Faltaban cinco minutos para el descanso y el desgaste español tenía su recompensa. Y aunque es cierto que los Sub-19 han dominado el primer periodo, ha faltado ese control de juego que pudiera limar aún más las esperanzas rivales. Es lo que tiene contar con una generación variopinta en cuanto a talento.

Una arrancada individual y con potencia es un arma muy seria si acaba permeando  en las defensas rivales, pero el abuso de esa jugada, no solo provoca falta de efectividad por su dificultad, sino también falta de control en el partido. Con Jesé, y sobre todo con Deulofeu, tenemos una baza muy seria y excepecional, pero cabe ser sutil al utilizarla, porque la base del juego de español es la asociación.

La zurda de Suso

Por eso, y aunque España ha cedido mucho terreno en la segunda mitad, el encuentro ha dejado la sensación de que Suso y Oliver Torres, con el apoyo del jovencísimo Grimaldo, han entendido mejor que nadie lo que necesitaba el partido. No en vano, los dos primeros cuentan con un excelente control de pelota y encuentran con facilidad los dos perfiles del campo.

Mayor reconocimiento merece el primero de los tres. El zurdo gaditano ha dado el oxígeno necesario con su capacidad para aguantar la pelota en situaciones complicadas. Tiene gran facilidad para el dribling y no menos para el cambio de juego. Más acostumbrado a jugar en la mediapunta, hoy Lopetegui le ha cedido con acierto un puesto en labores organizativas. Por eso, no es descabellado decir que el progreso del juego de conjunto dependerá mucho de la participación del futbolista del Liverpool.

Pero en la reanudación el control del balón ha caído a favor de los griegos, sobre todo en los primeros minutos. Con justicia, han empatado el encuentro en una acción originada por la banda derecha y España, sin el espíritu de la primera mitad, ha flaqueado visiblemente y ha visto peligrar la victoria.

Jesé ha sido el primero en abandonar el campo, ya que tenía una tarjeta y era mejor no arriesgar, y la salida de Alcácer, como referencia arriba, tampoco ha cambiado mucho el panorama. Con el avance de la segunda mitad, los dos equipos han intercambiado golpes. Los helenos, aunque más enteros físicamente que los nuestros, ya no han podido superar por fútbol a un equipo que les devolvía con una acción de peligro cada intentona suya.

El encuentro ha ido perdiendo vitalidad y orden, y el pitido final ha decretado una victoria por una diferencia evidente de talento. Algo que no ignora que Grecia puede tener todavía su palabra en el campeonato. Es un equipo de entidad que se ha encontrado con una inestable pero  ecléctica España, y que tendrá la oportunidad de sumar sus primeros tres puntos el viernes frente a la débil Estonia, que hoy ha cedido ante Portugal (0-3).

España, por su parte, vivirá una final anticipada que puede apretar el grupo o encaminar la clasificación a falta de la última jornada. Portugal es un rival al que ya se conoce bien del Europeo Sub-17 de hace dos años, donde La Roja venció con claridad. Pero es una de las mejores generaciones lusas de los últimos años y se espera un encuentro con tintes de derbi, después de lo observado en las semifinales de la pasada Eurocopa.

Grecia (1): 1. Kapino; 2. Marinakis; 14. Lykogiannis; 13. Rougalas; 4. Bougaidis; 6. Ballas (16. Bouzas, min. 72); 8. Fourlanos (18. Bouchalakis, min. 82); 10. Katidis ©; 7. Mavrias (17. Bakasetas, min. 77); 11. Gianniotas y 9. Diamantakos  [Seleccionador Nacional: Kostas Tsanas]
España (2): 1. Arrizabalaga; 2. Manquillo; 3. Grimaldo; 5. Derik; 12. Castro; 15. Saúl; 16. Oliver (6. Campaña, min. 62); 8. “Suso”; 17. Gerard (11. Bernat, min. 83); 7. Juanmi © y 10. Jesé (9. “Paco” Alcacer, min. 52) [Seleccionador Nacional: Julen Lopetegui]
Goles: 0-1 Jesé, min. 27; 0-2 Derik, min. 39; 1-2 Diamantakos, min. 64.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>