Vuelve el Athlétic

eup-20090514225520[1]

Eso es lo que vitoreaban y con lo que se frotaban las manos los aficionados del Athlétic Club de Bilbao tras la victoria en la Romareda, gracias a dos eléctricas apariciones de Iker Muniain. Los foros rojiblancos se llenaron de temas que denotaban la ilusión por la compartida intuición de que a medio plazo se pueden juntar varias generaciones que lleven al club a rememorar viejos laureles. Y aunque esta opinión quede reflejada tras una derrota en casa frente al Werder Bremen, los pálpitos optimistas después de derrotar al Zaragoza, siguen fundamentándose en argumentos ilusionantes. Tranquilidad, afición.

Suele decirse que los mejores equipos son aquellos que tienen un poco de todo, que cuentan con jugadores con virtudes, pero que en algunos casos éstas llegan a ser muy diferentes si observamos a una u otra pieza del plantel. Esta es la perspectiva que empieza a coger la plantilla del Athlétic y que tiene un culpable claro y evidente: Joaquín Caparrós. Y, claro, las casualidades. Porque así se podría explicar la llegada a Bilbao de un hombre que nunca mira el DNI a la hora de promocionar un valor, y el amanecer de una de las mejores generaciones que ha dado Lezama.

El pasado miércoles el conjunto bilbaíno cayó derrotado en casa frente a un equipo que lleva tiempo sabiendo a lo que juega. El Athlétic, cada día más confiando en un potencial que muestra todavía a fogonazos, se pasó de rosca y fue sacudido por el oficio del Bremen. Algo no demasiado preocupante si es por frenar la euforia. El partido, eso sí, dejó para la historia el debut de otro joven, Jon Aurtenetxe Borde (3/1/1992), un defensa de gran proyección, zurdo, con envergadura, criterio y llegada. Pero, además, en el banquillo estaba Jonas Ramalho Chimeno (10/6/1993), otro defensor aún más joven que, a parte de batir récords, es rápido, potente, elástico y técnico. Así que a los todavía en proyección Amorebieta, San José o Etxeita se les unen otros que  pueden empezar a cambiar algo en una línea que ha sido el calvario del equipo la última década y media. Pero las esperanzas de la afición no se acaban ahí.

Las jornadas de tecnificación que Caparrós realiza periódicamente con las más jóvenes han sido el escaparate que muestra lo que está por venir. Todo el mundo conoce ya la potencia de Javier Martínez, y que está llamado tal vez no sólo a ser uno de los líderes del Athlétic, pero menos gente conoce a Ander Iturraspe Derteano (8/3/1989). Hablamos de un medio interesante, con la altura del navarro, pero sin su punch. Sin embargo, el vizcaíno ofrece pausa y buena distribución. Y es que desde que Caparrós lo vio entrenar sabía que tenía que ir entrándolo en el primer equipo. Las novedades no se acaban ahí, porque posiblemente sea en el medio campo donde los aficionados del Athlétic se lleven más sorpresas en los próximos años, o tal vez sólo en meses.

El medio centro, ese organizador tan propio de nuestro fútbol y que aquí hemos destacado últimamente podría tener una continuación también en Lezama. Y un nombre no sólo está apuntado con bastantes signos de admiración en la secretaría técnica de los leones: Iñigo Ruiz de Galarreta Etxebarria (6/8/1993). Técnica, gran visión de juego, movilidad y la sensación que deja es que es un alumno aventajado de la escuela del Barça. Le une tanto a esa corriente que hasta tiene poca estatura. Pero por si esta bala guardada en paños fallara, las generaciones del 91 han dejado ya para dar el salto a Erik Morán Arribas (25/5/1991) y Gorka Eraña López de Bergara (29-01-1991). Y la del 92 a otro interesantísimo distribuidor como Iñigo Eguaras Álvarez (7/3/1992), compañero de andazas de Muniain y también formado en la Txantrea.

Y sí, de Muniain hemos hablado y seguiremos hablando, porque es el aire fresco y posiblemente la irrupción que anuncia la llegada de nuevos tiempos en un equipo que cuenta ya con un formidable recurso tan diferente al navarro como es Fernando Llorente. Con la competitividad de un veterano de 25 años como es Toquero y la habilidad pausada de Markel Susaeta. Los cuatro son completamente diferentes, pero con un gran recorrido por delante, por lo que no es el momento de mirar a Lezama en esta posición. Salvo que Caparrós en el momento menos pensado le vuelva a dar el mazo a otro imberbe para que tire el muro que le separa de la elite. La energía que aporta el utrerano se refleja en el rostro de los chavales, y tras varios periodos de dudas (porque había y  hay mucho por hacer),  la afición está empujando en la misma dirección. La intuición cada vez lo es menos, y lo que el equipo muestra a rachas, pronto puede ser una sólida amenaza para la actual división de poderes en el fútbol español.

19
dic 2009
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>