W. B. Yeats & Maud Gonne

Yeats

Uno de los hechos que marcaron la vida y la obra del premio Nobel irlandés William Butler Yeats (1865-1939) fue su amor casi obsesivo por la actriz y activista política Maud Gonne (1866-1953), a la que conoció en 1889. Arrastrado por ella, Yeats se vio envuelto en las protestas nacionalistas contra la ocupación británica de Irlanda. Sin embargo, Maud, pese a la admiración que sentía por los escritos de Yeats, nunca se enamoró del poeta y rechazó hasta en tres ocasiones sus propuestas de matrimonio. Finalmente, en 1903, ella se casó con otro hombre y parece que Yeats nunca pudo superarlo.

El poeta habla indirecta y directamente en algunos de sus poemas, como No Second Troy, de su relación con Maud Gonne y del que finalmente se convirtió en marido de ésta, John MacBride (1865-1916), uno de los principales actores de las revueltas de 1916. El grupo irlandés The Cranberries también dedica una bella y triste canción titulada Yeats’ Grave al romance entre estos personajes históricos en la que se incluyen fragmentos del poema antes mencionado y referencias a otros textos conocidos de Yeats.

Biografía de Yeats y relación con Maud Gonne

William Butler Yeats nació en Dublín en junio de 1865. En 1867 toda su familia se trasladó a Londres y no volvió a Irlanda hasta 1881. En esos años, el joven William se vio fascinado por los temas relacionados con el ocultismo, lo que le llevó a fundar una sociedad centrada en estos temas. Hacia 1885 comenzó a escribir poemas que aparecieron publicados en The Dublin University Review y en 1889 publicó su primera colección de poemas bajo el título The Wanderings of Oisin and Other Poems. Para entonces la familia había regresado a Inglaterra donde, en 1889, Yeats conoció a la activista política Maud Gonne.

Maud Gonne había nacido en Inglaterra en 1866, pero se trasladó a Dublín en 1882 acompañando a su padre. Su agitada vida la llevó a Francia, donde mantuvo una relación con Lucien Millevoye, un político de derechas. Desde ese momento empezó a trabajar apoyando la lucha del pueblo irlandés contra la ocupación de la Corona Británica y pidiendo la liberación de presos políticos. Cuando volvió a Francia en 1890 continuó la relación con Millevoye, con el que tuvo dos hijos, aunque sólo sobrevivió el segundo, una niña. Durante los diez años siguientes Maud viajó por Europa y Estados Unidos defendiendo la causa irlandesa.

Como ya he comentado antes, 1889 fue el año en que William Butler Yeats y Maud Gonne se conocieron. El encuentro entre ambos hizo que Yeats participara en las acciones del Movimiento Nacionalista Irlandés, al que Maud pertenecía. Al parecer fue ella la que buscó relacionarse con Yeats, al que admiraba por su poema The Isle of Statues (1885), uno de los primeros textos del poeta. Yeats se enamoró de ella de forma obsesiva. En 1891 le propuso matrimonio, pero ella se negó. Ambos siguieron en contacto y colaboraron en las protestas de 1897, celebradas durante el jubileo de la Reina de Inglaterra. En 1899, 1900 y 1901 Yeats insistió con nuevas proposiciones matrimoniales, pero Maud siempre le rechazaba. Muchos coinciden en que estos rechazos se debían al comportamiento moderado del poeta y a su origen protestante.

Pese a todo, la relación no se rompió y en 1902, Maud fue la actriz principal en la obra de teatro Cathleen Ni Houlihan, escrita por Yeats especialmente para ella. Sólo un año después, Maud contraía matrimonio en París con el mayor John MacBride, uno de los líderes de las revueltas irlandesas. Por su parte, Yeats abandonaba Europa para viajar por Estados Unidos. MacBride sería ejecutado tras los hechos ocurridos en la Pascua de 1916, en los que los nacionalistas irlandeses intentaron, sin éxito, proclamar una república independiente de Irlanda.

Las conexiones entre Yeats y Maud parecen cortarse hasta el verano de 1917, que ambos pasaron juntos. Curiosamente, durante ese periodo, Yeats propuso matrimonio a la hija que Maud había tenido con Lucien Millevoye. Ella también le rechazó.

Poemas

No Second Troy (1912)

Why should I blame her that she filled my days
With misery, or that she would of late
Have taught to ignorant men most violent ways,
Or hurled the little streets upon the great,
Had they but courage equal to desire?
What could have made her peaceful with a mind
That nobleness made simple as a fire,
With beauty like a tightened bow, a kind
That is not natural in an age like this,
Being high and solitary and most stern?
Why, what could she have done, being what she is?
Was there another Troy for her to burn?

Algunos consideran que No Second Troy es una justificación de las cosas que hizo Maud Gonne siguiendo sus ideales. Yo no lo tengo tan claro y encuentro muchos propósitos diferentes dentro del texto, como si el propio poeta no se aclarase demasiado acerca de qué sentimientos debía sentir por Maud o si debía disculparla o no. Sí es cierto que Yeats parece librarla de toda culpa achacando a su personalidad e incluso a sus virtudes las acciones que llevó a cabo como activista política y los rechazos de los que él mismo fue víctima, pero al mismo tiempo está haciendo públicas sus faltas.

En los dos primeros versos ya deja muy claro que a él lo destrozó sentimentalmente: Why should I blame her that she filled my days / With misery […]. También destaca su carácter revolucionario y cómo lideró a los rebeldes irlandeses en su lucha contra Inglaterra: […] or that she would of late / Have taught to ignorant men most violent ways, / Or hurled the little streets upon the great, / Had they but courage equal to desire?. Aquí también se muestran sentimientos contradictorios. Yeats, que era contrario a la violencia y a la revolución y sólo se relacionó con los movimientos nacionalistas por su relación con Maud, no está de acuerdo con esos actos, pero al mismo tiempo parece admirar la capacidad de ella para liderar a las masas. Además, el hecho de que todo el poema esté estructurado en preguntas también nos muestra que quizá Yeats intentaba aclararse él mismo o auto convencerse de que no debía culparla por sus acciones, sino aceptarla como era y aceptar que no quisiese estar con él.

Yeats no escatima en elogios hacia su amada. Alaba su nobleza y su temperamento (What could have made her peaceful with a mind / That nobleness made simple as a fire), alaba su belleza (With beauty like a tightened bow, a kind / That is not natural in an age like this) y durante todo el poema la compara con la propia Helena de Troya. Yeats viene a decir que el personaje de La Ilíada no tuvo en realidad culpa de la guerra que se libró por ella, del mismo modo que no se puede culpar a Maud Gonne por ser como era y actuar de la forma en que lo hizo (Why, what could she have done, being what she is? / Was there another Troy for her to burn?).

Adam’s Curse (1904)

We sat together at one summer’s end,
That beautiful mild woman, your close friend,
And you and I, and talked of poetry.
I said, ‘A line will take us hours maybe;
Yet if it does not seem a moment’s thought,
Our stitching and unstitching has been naught.
Better go down upon your marrow-bones
And scrub a kitchen pavement, or break stones
Like an old pauper, in all kinds of weather;
For to articulate sweet sounds together
Is to work harder than all these, and yet
Be thought an idler by the noisy set
Of bankers, schoolmasters, and clergymen
The martyrs call the world.’

. . . . . . . . . And thereupon
That beautiful mild woman for whose sake
There’s many a one shall find out all heartache
On finding that her voice is sweet and low
Replied, ‘To be born woman is to know-
Although they do not talk of it at school-
That we must labour to be beautiful.’

I said, ‘It’s certain there is no fine thing
Since Adam’s fall but needs much labouring.
There have been lovers who thought love should be
So much compounded of high courtesy
That they would sigh and quote with learned looks
Precedents out of beautiful old books;
Yet now it seems an idle trade enough.’

We sat grown quiet at the name of love;
We saw the last embers of daylight die,
And in the trembling blue-green of the sky
A moon, worn as if it had been a shell
Washed by time’s waters as they rose and fell
About the stars and broke in days and years.

I had a thought for no one’s but your ears:
That you were beautiful, and that I strove
To love you in the old high way of love;
That it had all seemed happy, and yet we’d grown
As weary-hearted as that hollow moon.

Adam’s Curse pertenece a la recopilación In the Seven Woods (1904). En este poema, que trata sobre la dificultad y la reflexión necesarias para crear algo bello, como un poema, Yeats se dirige a Maud Gonne y confiesa sus sentimientos. El poema, que tiene mucho de narración, se plantea como un diálogo entre el poeta y una amiga de Maud Gonne (That beautiful mild woman, your close friend)

Podríamos dividir el texto en tres partes. En la primera, Yeats habla de la belleza artística y del poco reconocimiento que ésta tiene pese al trabajo que cuesta:

[…] ‘A line will take us hours maybe;
Yet if it does not seem a moment’s thought,
Our stitching and unstitching has been naught.
Better go down upon your marrow-bones
And scrub a kitchen pavement, or break stones
Like an old pauper, in all kinds of weather;
For to articulate sweet sounds together
Is to work harder than all these, and yet
Be thought an idler by the noisy set
Of bankers, schoolmasters, and clergymen
The martyrs call the world.’

En la segunda, la amiga de Maud se refiere a la belleza física: ‘To be born woman is to know- / Although they do not talk of it at school- / That we must labour to be beautiful’.

En la última parte, que coincide con las dos últimas estrofas, Yeats habla del amor y de sus sentimientos por Maud, aunque es pesimista (para entonces Maud Gonne ya le había rechazado en cuatro ocasiones): I had a thought for no one’s but your ears: / That you were beautiful, and that I strove / To love you in the old high way of love.

Homenaje de The Cranberries

Yeats’ Grave – The Cranberries

(Lyrics and Music by Dolores O’Riordan)

Silenced by death in the grave
W. B. Yeats couldn’t save
Why did you stand here?
Were you sickened in time?
But I know by now
Why did you sit here?
In the grave

Why should I blame her,
that she filled my days
With misery or that she would of late
Have taught to ignorant men violent ways
Or hurled the little streets upon the great
Had they but courage
Equal to desire

Sad that Maud Gonne couldn’t stay
But she had MacBride anyway
And you sit here with me
on the isle Inisfree

And you’re writing down everything
But I know by now
Why did you sit here
In a grave…

Why should I blame her
Had they but courage equal to desire

Yeats’ Grave pertenece a No Need to Argue, segundo disco del grupo irlandés The Cranberries, lanzado a finales de 1994. La canción es un más que evidente homenaje a Yeats y, como no podía ser de otro modo, también habla de su relación con Maud Gonne. La parte más significativa es en la que se lamenta porque Maud Gonne no aceptase a Yeats y prefiriese a John MacBride: Sad that Maud Gonne couldn’t stay / But she had MacBride anyway.

También es curioso que en la canción se repitan en dos ocasiones versos del poema No Second Troy, que hemos comentado en el apartado anterior. Estos versos no se cantan, la música baja y la cantante, Dolores O’Riordan los recita.

Why should I blame her,
that she filled my days
With misery or that she would of late
Have taught to ignorant men violent ways
Or hurled the little streets upon the great
Had they but courage
Equal to desire

[…]

Why should I blame her
Had they but courage equal to desire

Por último, hay una referencia a otro de los poemas más conocidos de Yeats, The Lake Isle of Inisfree (c.1890), donde el poeta se muestra melancólico y añora su Irlanda natal. El poema habla de la naturaleza, de la soledad… y contrapone la belleza de Irlanda a las calles pavimentadas de Londres.

I will arise and go now,and go to Inisfree,
and a small cabin build there,of clay and wattles made:
Nine bean rows will I have there, a hive for the honey bee,
and live alone in the bee-loud glade.

And I shall have some peace there,for peace comes dropping slow,
dropping from the veils of the morning to where the Cricket sings;
There midnight’s all a glimmer, and noon a purple glow,
and evening full of the Linnit’s wings.

I will arise and go now,for always night and day,
I hear lake waters lapping with low sounds by the shore;
While I stand on the roadway, or on the pavements grey,
I hear it in the deep heart’s core.

En la canción de The Cranberries, se hace referencia a ese deseo del poeta por regresar a su tierra natal (And you sit here with me / on the isle Inisfree). De hecho, aunque Yeats falleció en Francia en 1939, su cuerpo fue trasladado a Irlanda en 1948, y fue enterrado en la iglesia de Drumcliff, Sligo. Su tumba es un lugar muy visitado por los turistas. Curiosamente, se rumorea que hubo algún error en el traslado y que los restos enterrados en Irlanda no son los de Yeats, sino los de un inglés llamado Alfred Hollis. Para acabar de redondear la anécdota y entroncando de nuevo con la relación entre Maude Gonne y Yeats, resulta que una de las personas encargadas de gestionar la exhumación del poeta y su viaje a Irlanda era el Ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda, Sean MacBride, hijo de Maud Gonne y de John MacBride. Hay que ver qué vueltas da la vida…

20
ene 2007
COMENTARIOS 9 comentarios
ETIQUETAS

9 comentarios a W. B. Yeats & Maud Gonne

  1. Me alegro de que te haya gustado. Este texto y otros nueve del mismo estilo me valieron una Matrícula de Honor en poesía inglesa el curso pasado :D

    Iré rescatando los más interesantes.

  2. Kristian says:

    Christian, impresionante post, reconozco que no he acabado de leérmelo pero prometo volver para disfrutarlo como merece.

  3. Kike says:

    Vaya! Confieso que no lo había leido hasta leer el comentario de Kristian.
    Me ha parecido muy interesante la historia de este poeta y su amada.
    enhorabuena, te doy otra matrícula.

  4. Pedro Pablo says:

    Muy bueno. Precisamente estaba buscando alguna información interesante sobre la canción de Cranberries, que me parece una de las más bonitas que han hecho. Ahora tengo más ganas si cabe de leer los poemas de Yeats. ¿Qué tal, por cierto, sus cuentos?

  5. No he leído sus cuentos, sólo sus poemas más clásicos y conocidos. Cuando hay que tratar a muchos autores en un sólo año no da tiempo a detenerse demasiado :P

  6. carmen romero says:

    Muy interesante el ertículo sobre Yeats, Acabo de asistir al Yeats Summer School in Sligo y he disfrutado leyendo el ertículo.

  7. Pingback: veinte libras de yeats « biblioluces

  8. Pingback: veinte libras de yeats « biblioluces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>