Welcome to the stage of history (II)

Soul Calibur

Segundo artículo dedicado a la serie Soul Blade / Calibur. En esta ocasión toca hablar del capítulo que popularizó la saga: Soul Calibur para Sega Dreamcast. El salto cualitativo con respecto a la primera entrega fue asombroso y Namco logró una calidad que hasta ese momento nunca se había visto en una consola de sobremesa. Algunos incluso piensan que los juegos posteriores no han podido superarlo a nivel jugable.

El éxito de Soul Blade fue importante y consiguió una significativa masa de aficionados que sin duda saltaron de alegría cuando Namco anunció la continuación, Soul Calibur, para Dreamcast. En 1998 el juego ya había pisado los salones recreativos, pero la versión para la consola de Sega (1999) mejoraba al original en todos los aspectos.

Portada Dreamcast

Soul Calibur nos presentaba a seis nuevos personajes que complementaban o sustituían a los de la primera entrega: Kilik, Xianghua, Astaroth, Maxi, Ivy y Nightmare (aunque este último ya aparecía como personaje secreto en el primer Soul Blade). A esos seis se unían otros cuatro nuevos rostros que había que ir desbloqueando al completar determinados apartados del juego: Edge Master, Yoshimitsu (de la saga Tekken), Lizardman e Inferno (el jefe final). El argumento del juego era la continuación directa del anterior, con todos los personajes luchando por hacerse con el control de la espada Soul Edge o destruirla. Además, Siegfried, uno de los protagonistas de la primera entrega, se había transformado en el enemigo a vencer al conseguir arrebatarle la espada a Cervantes de León, su anterior propietario.

Parrilla de luchadores

El juego mantenía la misma filosofía de Soul Blade y un control prácticamente idéntico, aunque añadía el “impacto de guardia”, una técnica que permitía desviar un ataque del contrario y romper su guardia, dejándole a merced de nuestros golpes. Otro de los cambios importantes era el sistema de movimiento. Namco ideó el llamado “8-way-run”, que permitía que el personaje se desplazase libremente por la pantalla en todas direcciones, sin estar atado a un eje en dos dimensiones, como ocurría entonces con muchos juegos de lucha en 3D. Como última novedad, se eliminó la barra de vitalidad de las armas, que ahora nunca se rompían (un paso atrás, en mi opinión).

Soul Calibur - Ivy

Namco mantuvo también el modo Quest, en el que los personajes tienen que ir consiguiendo diferentes retos y ganando puntos. En este caso, en lugar de cambiarlos por armas, los puntos se canjeaban por una colección de imágenes y arte conceptual sobre el juego. Personalmente creo que esto fue un error. El aliciente de ir consiguiendo nuevas armas es sin duda mayor que el de conseguir imágenes. Otro de los errores fue eliminar los finales generados con los propios gráficos del juego. Ahora se nos mostraban unas pequeñas ilustraciones de los personajes con un texto que nos explicaba lo que les ocurría.

Soul Calibur - Kilik vs Taki

En cuanto al apartado técnico, Soul Calibur logró adelantarse a su época. Los personajes parecían reales, las texturas de músculos, tejidos y objetos eran en ese momento intachables, los efectos de luces espectaculares… y además todo se movía de una forma muy fluida. Los escenarios eran quizás el punto más flojo, pero aún así había algunos inolvidables, como el de Venecia. También la música alcanzó cotas muy altas, con melodías de estilo épico que le iban como anillo al dedo a la saga.

Como he comentado al principio, muchos creen que este Soul Calibur no pudo ser superado por su segunda parte, Soul Calibur II. En mi opinión, se guarda un recuerdo excesivamente bueno de la entrega de Dreamcast, que desde luego fue toda una sorpresa y, de hecho, sigue siendo un título más que jugable hoy en día. Soul Calibur II mejoró los ya de por sí excelentes gráficos, añadió personajes con un estilo de lucha diferenciado (las incorporaciones de Soul Calibur fueron en su mayoría “clones” de otros personajes), hizo que los escenarios estuviesen integrados y no se limitasen a ser un simple fondo, recuperó la idea de comprar armas con diferentes propiedades, aumentó la importancia del modo Quest… Sin duda, Soul Calibur fue un gran hito para el mundo del videojuego en su día y siempre será recordado por los fans del género, pero yo creo que sí fue superado por su secuela.

18
jun 2007
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 4 comentarios
ETIQUETAS

4 comentarios a Welcome to the stage of history (II)

  1. Kristian says:

    Qué juegazo y qué recuerdos… Para mi, uno de los mejores juegos de consola de todos los tiempos, que comparte podium con super mario world, ridge racer (psx) y otros grandes clásicos…

  2. Pues sí. De hecho, reconozco que yo de vez en cuando vuelvo a sacar la Dreamcast del armario y me paso una o dos veces el modo arcade :D

  3. Tatoon says:

    Bufff, ahí me has dao… como dice el anuncio. ;)
    SoulCalibur de la blanquita de SEGA es DIOSSSSS¡¡¡ insuperable…

    Ya quisieran sacarle el provecho que saco Namco a Dreamcast con este juego, los que desarollan ahora para PS3 o Xbox360… y al principio de la vida util de la consola. Este juego desmintió aquella “pamplina” de que hay que esperar unos años para explotar una consola…

  4. Pingback: El Desafío Digital | Comparativa Soul Calibur vs Soul Calibur IV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>