Welcome to the stage of history

Seguro que el título de este artículo habrá llamado la atención a los fans de la saga Soul Blade / Calibur. Ahora que hemos podido ver las primeras imágenes de Soul Calibur IV y Soul Calibur Legends, creo que es un buen momento para echar la vista atrás  y recordar en varios artículos la trayectoria de una de las mejores sagas de juegos de lucha en 3D, si no la mejor. Es algo que ya intenté hacer en una etapa anterior del blog, pero se quedó a medias. A ver si ahora lo completo.

Todo comenzó en 1995, cuando Namco, creadores de la saga Tekken, decidió seguir las directrices marcadas por juegos como Samurai Spirits (a.k.a. Samurai Shodown) y pasarlas a las tres dimensiones, creando así el arcade Soul Edge. En él, cada personaje empuñaba un arma blanca diferente: espadas, lanzas, bastones, dagas, hachas, katanas… La incorporación de las armas a un juego de lucha diversifica notablemente la forma de controlar a los personajes: no es lo mismo manejar a un gigantón lento con una enorme hacha de combate que a una ágil ninja con dagas. En cada caso hay que definir unas estrategias diferentes de combate para obtener la victoria. En 1996 el juego se programó para PlayStation y se rebautizó en EEUU, Europa y Australia con el nombre de Soul Blade.

El argumento de Soul Blade es simple. Nos encontramos a finales de la Edad Media y tenemos un grupo variado de personajes llegados de todo el mundo. Entre ellos destacan Mitsurugi, un samurai japonés; Taki, una caza-demonios; Siegfried, un joven caballero germano con problemas de personalidad; los koreanos Hwang y Seung Mina, la griega Sophitia… Todos comparten un objetivo: encontrar la espada demoníaca Soul Edge, en manos del pirata español Cervantes de León.

 

La mecánica del juego era sencilla y se ha mantenido hasta la actualidad con apenas variaciones: vacía la barra de vitalidad de tu enemigo o tírale del ring a golpes para acabar con el combate. Tenemos un botón para golpe vertical, otro para golpe horizontal, uno para cubrirse y otro para dar una patada. Además, combinando el botón de protegerse con los de ataque se conseguían diferentes presas que lanzaban al enemigo contra el suelo. Una de las cosas más interesantes, al menos bajo mi punto de vista, es que las armas de cada personaje tenían también su propia barra de resistencia que se iba agotando a medida que el guerrero en cuestión se protegía con ella. Si el arma se rompía, nuestro personaje quedaba desarmado.

 

Además del tradicional modo arcade en el que hay que vencer a todos los enemigos hasta llegar al jefe final, el Soul Blade de PlayStation ofrecía un modo en el que guiábamos a nuestro guerrero por el mundo realizando diferentes pruebas (eliminar a un enemigo dentro de un límite de tiempo o con un tipo especial de golpes, luchar en escenarios con trampas, etc.) para conseguir puntos y poder comprar nuevas y mejores armas.

 

Gráficamente, Soul Blade no destacaba especialmente. Resultaba correcto, a la altura de otros productos del momento como Tekken 2, aunque eso sí, con una velocidad mucho más alta en las animaciones. El apartado musical tenía una calidad muy elevada y no se puede dejar de mencionar la espectacular secuencia de introducción, una de las mejores que se vieron en PlayStation.

 

En 1998 apareció la secuela de Soul Blade, titulada Soul Calibur, en versión arcade y en 1999 salió a la venta su versión para Dreamcast que no sólo igualaba sino que superaba la versión para salones recreativos. Soul Calibur se convirtió en el estandarte de la nueva consola de Sega y muchos creen que todavía no ha conseguido superarse lo que se consiguió con ese juego tanto a nivel técnico como jugable. A Soul Calibur dedicaremos la segunda parte de esta serie de artículos.

17
jun 2007
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 3 comentarios
ETIQUETAS

3 comentarios a Welcome to the stage of history

  1. Manu says:

    The Legend Will Never Die ;)

  2. Pingback: El Desafio Digital | Welcome to the stage of history (IV)

  3. Pingback: El Desafío Digital | [Análisis] Soul Calibur IV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>