X-men 3: mutantes sin poderes

X-men 3

¡Qué desilusión! Después de la prometedora segunda parte de X-men, esperaba algo más para la tercera (y seguramente última) película de la saga. Pero no, el cambio de director (Brett Ratner por Bryan Singer) no le ha sentado nada bien a la Patrulla X, que esta vez ha tenido que enfrentarse no sólo a mutantes malvados, sino también a un horrible guión en un combate en el que no han salido muy bien parados.


Y es que Bryan Singer director de la interesante primera parte y de la buena secuela, dejó el proyecto para irse a dirigir Superman Returns. Finalmente el proyecto acabó en manos de Brett Ratner, que lo más conocido que ha hecho son las diferentes entregas de Hora Punta. Perder a Singer como director también supuso perderle como guionista. Tanto a él como David Hayter (la voz de Solid Snake en los videojuegos, por si a alguien le interesa). Sólo uno de los guionistas de la segunda parte, Zak Penn (Elektra), ha seguido en la tercera. El resultado es un guión que empieza bien pero que no hay por dónde cogerlo. Una película muy breve, que intenta cerrar de algún modo la trilogía traicionando a los comics y haciendo con los personajes lo que les viene en gana. Este tipo de “traiciones” se pueden justificar cuando hablamos de un buen resultado final, pero no cuando el resultado es mediocre.

La película gira alrededor de la “resurrección” de Jean Grey como Fénix y de una cura que elimina de forma permanente los poderes mutantes. Estos humanos evolucionados acaban divididos en dos bandos: Magneto y los suyos que quieren acabar con la cura (y de paso con los humanos), y Xavier y sus alumnos que no quieren iniciar una guerra. Hasta aquí todo es tópico, pero soportable. Pero a partir de ese momento la película empieza a perder fuelle y los correctos efectos especiales y las peleas no consiguen devolvérselo. El final es simplemente lamentable y echa por tierra el buen trabajo de las dos primeras películas, que sin ser maravillas conseguían trasladar de forma bastante correcta el mundo de los comics.

Por si fuera poco, X-men 3 comete uno de los errores imperdonables de este tipo de adaptaciones “heroicas”: los diálogos de besugos. Me refiero a esos momentos en los que el héroe de turno, en este caso Lobezno, da un discursito a sus compañeros para darles valor ante lo que se les avecina. Supongo que es superior a los americanos. Si no meten algo así no se quedan satisfechos.

En cuanto a los mutantes que aparecen, aparte de los clásicos Lobezno, Tormenta, Cíclope, Jean Grey, Charles Xavier, Magneto, Pícara y Mística, repiten Pyro y Iceman y se le da mayor protagonismo a Coloso y Gatasombra. Además, hay nuevos mutantes como Sanguijuela, Ángel, Calisto o Bestia, interpretado por Kelsey Grammer (el Dr. Frazier en la serie de televisión). El problema es que a la mayoría de estos personajes no se les saca suficiente partido. Algunos aparecen en muy contadas ocasiones y todo el argumento acaba centrado en Magneto, Lobezno y Fénix.

En fin, lo que he dicho al principio: una desilusión. A ver si al menos Superman Returns vuelve a elevar el listón.

05
jun 2006
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 1 comentario
ETIQUETAS

Un comentario a X-men 3: mutantes sin poderes

  1. Pingback: [Crítica] X-Men: El origen de Lobezno | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>